David Lozano: “La gente no se cree que podamos hacer esto por ser diabéticos”

El equipo estadounidense Novo Nordisk, compuesto por corredores afectados por la diabetes de tipo 1. Como cualquier otro conjunto profesional de hoy forma una amalgama de nacionalidades. El sexteto en esta carrera cuenta con un suizo, un británico, un finlandés, un italiano, un uzbeco y un español, David Lozano (Terrassa, 1988), que ha iniciado aquí su octava temporada con esta formación. “Soy el veterano, pero no el capo”, advierte.

Sí es el más valorado del equipo y al que se le encomiendan resultados en las grandes carreras a las que va invitado el conjunto americano, de la segunda división mundial (ProTeams). “Pero la responsabilidad no me la dan, la tiene que coger uno mismo”, sentencia Lozano.

Los corredores del Novo Nordisk, llevando el cuidado que corresponde a la enfermedad, son deportistas como los demás. Todavía no ha salido uno que pueda ganar un Tour de Francia, que se sepa, pero no está vetado en el futuro.

La historia de este equipo comenzó en 2008 bajo la denominación Type-1 -heredero del Navigator Isurance yanqui- donde no todos los corredores tenían diagnosticada la enfermedad o la condición diabética, como prefieren llamarla algunos. Por entonces, Lozano era un buen ciclista profesional en las especialidades de ciclocross y mountain bike y ni se imaginaba lo que le iba a pasar en 2012.

“Había ganado bastantes carreras y el día antes de la prueba de Copa del Mundo de ciclocross en Igorre me diagnosticaron la diabetes y me ingresaron y fue un show bastante importante”, recuerda sonriente. “Perdí la visión en un ojo debido a la alta glucosa que estaba acarreando. Fui al hospital a ver si era estrés o cualquier otro problema. El diagnóstico fue de diabetes”, cuenta. Y su sentimiento inmediato, aunque la insulina le devolvió la visión del ojo de inmediato, fue que “se acababa el ciclismo profesional”.

“Queremos llevar el mensaje a través del equipo de que se puede hacer deporte y no hay que dejar de perseguir tus sueños”

David Lozano

No conocía el Team Novo Nordisk, la nueva denominación del conjunto desde 2013. Allí recaló entonces, con la referencia de otro ciclista español, Javier Megías, que había ganado una etapa en Chihuahua con el Saunier Duval y llevaba en el equipo de los diabéticos desde 2010.

“Queremos llevar el mensaje a través del equipo de que se puede hacer deporte y no hay que dejar de perseguir tus sueños”, resume David Lozano, recuperado de sus agonías buscadas. “Donde vamos, llamamos la atención, porque aunque es una enfermedad muy extendida (cerca de 400 millones de afectados en todo el mundo) es poco conocida y por eso estamos aquí. La gente no se cree que podamos hacer lo que hacemos”.

“Deportivamente he crecido”, continúa Lozano. “Pensé que iría todo mucho más lento, pero ha sido la evolución física natural, no he notado que haya ido peor por culpa de la diabetes. Al principio, tienes que aprender cómo reacciona tu cuerpo, administrar bien la comida y las rutinas necesarias para hacer deporte”.

Si alguien piensa que los atletas diabéticos comen distinto que el resto, se equivoca. “Comemos lo mismo que cualquier otro, porque si no, no tiras para adelante. Eso de que hay que comer verde para que no te suba el azúcar no se puede hacer si eres ciclista o atleta profesional, porque te quedarías sin fuerza y sin la proteína necesaria para la recuperación de los esfuerzos”.

A sus 31 años no se plantea el futuro. “Voy a seguir disfrutado del ciclismo hasta que me aguanten aquí”, se despide camino de otra jornada con visos de agonía.